Terminó bien para como comenzó

El Dépor tenía hoy una dura papeleta por resover. El Athletic de Bilbao, nunca ha sido una equipo fácil y no lo iba ser menos aunque Riazor tuviera una entrada difícil de mejorar, Celta o Madrid mediante, al ser el día de las peñas. Había ganas de fútbol. Vibrante, del bueno. Los amigos venían cargados de pipas y hasta la grada sudaba la camiseta. Nunca tuve mucho olfato pero mis amigas y amigos deportivistas así lo aseguraban con un “hoxe cheira moito”.

Ambiente bueno decía, pero la alineación propuesta por Víctor, no fue la deseable. Juan Domínguez no daba oxígeno al centro del campo, Luis Alberto no arrancaba bien desde la izquierda al estar desplazado de su sitio natural y Lucas Pérez no podía hacer daño arrancando de media punta al estar de casi único delantero. Una alineación rara en suma. Una alieación temerosa. Al Bilbao hay que tenerle respeto, pero a este Bilbao no se le puede tener temor. Cierto es que siempre es un equipo exigente, que asfixia, que atosiga, todo es a cara de perro, mete pierna y se mantiene tieso y cuando sale en trompa uno ve aparecer los helicópteros de Apocalypse Now y Wagner en los oídos. Pero en cuanto a fútbol, no anda sobrado y menos en Riazor y frente a un Dépor con las ideas claras de pasadas jornadas.

Esas ideas claras no surgieron hasta que Víctor replanteó el esquema, tocó corneta ante un 0-2 algo injusto e introdujo a Borges, Cartabia y Riera para ofrecer mucha más mordiente. No es fácil determinar a ciencia cierta si lo que obró el milagro – un 0-2 ante un Athletic bien plantado, y pasar a un 2-2 con altas posibilidades de 3-2, milagro es o algo parecido – , fueron los cambios, el siempre porfiar de Lucas Pérez con golazo incluido, o las alas Red Bull de las peñas con su constante “esta hinchada nunca se rinde”. Pero milagro hubo y la hinchada marchó contenta hacia casa y con buenas sensaciones para empezar la semana. Mucho de la remontada se debio y esto si que es hasta matemática pura, al buen hacer machacón de Pedro Mosquera. Jugadorazo. Clase magistral de colocación y de cómo se sostiene una medular hasta en momentos de UCI.

Me reservo este último párrafo para celebrar a tinta suelta, el éxito de mi Atleti en Anoeta. Hoy los vascos han salido algo magullados. Griezmann no soy de autógrafos pero este vídeo a forma de homenaje refrenda que estás ENORME y las mayúsculas son intencionadas. Eso es aguantar tarascadas y definir con sangre fría y lo demás son mamarrachadas.

Atléticos bengaleados

La verdad es que no voy a comentar gran cosa del partido que perdimos el miércoles contra el Benfica. No vi el partido. El título de la entrada y su contenido me lo han sugerido las noticias alarmantes, según para quién, de lo ocurrido en el Vicente Calderón durante el transcurso del partido.

Y digo alarmantes según quién, porque el padre del niño de dos daños que vió la caída de la bengala, padeció esa grave confusión (uno va al fútbol a disfrutar de la vida, y más si es en familia, no a que le caigan bengalas) y que sufrió heridas a su hijo y 9 personas más, pues estará muy alarmado, cabreado, enojado y muy, muy confundido al no entender tanta idiotez. Luego desgranaré esto más adelante. O no. Todo el mundo entiende que lanzar una bengala en un estadio es un acto idiota. Sigo con el tema “alarmante”.

Si el que se alarma es Miguel Cardenal, la policía, el Atleti y sobre todo el Benfica y la UEFA, pues sinceramente, creo que vamos de cráneo. Hablan de sanciones económicas desde la UEFA a ambos clubes. Y yo me pregunto, ¿Por qué a los dos?. Que culpa tiene el Atlético de Madrid de lo ocurrido. Los registros a los aficionados extranjeros debe hacerlos la policía que para eso les paganos y nos protegen. Y la gran gran multa debe recaer sobre la entidad lisboeta porque anda que no sabrán bien de sobra, qué grupete de amigos habrá sido el causante de los hechos, mucho antes de poner un pie en el avión, tren, autobús o coche salida Lisboa y destino Madrid.

Aquí lo que sobran son multas y ruedas de prensa, y lo que falta son decisiones firmes. Sobra miedo y permisividad con el ultra violento, y falta control férreo a esos hinchas. Sobra mucho Platini y toda su burocracia y falta gente honesta y decidida a resolver el problema. Sobra cargar contra el Atlético y las puertas de acceso a su estadio, y falta sentar a toda la directiva del Benfica, y en especial el directivo encargado de su seguridad y que empiecen a responder a muchas preguntas.

El Atlético no siempre es el malo de la película. La cuestión es sencilla. Si no puedes jugar en champions y que no ocurra nada, deja de jugar. Seguro que si el Benfica es suspendido un año sin jugar competiciones europeas, se toma su propia seguridad, la de su equipo y sus aficionados mucho, mucho, mucho más en serio.

Lucas Pérez se basta

foto lucas perez

Mi inicio de temporada en Riazor no pudo empezar mejor. Lucas Pérez regaló a todos los deportivistas una hora de siesta para no dormirse.

Hacía mucho tiempo que no veía a un jugador jugar con tanta hambre. Este Lucas es un fenómeno. Corre, asiste, y, sobre todo, marca. Ayer dos goles como dos soles. Soles como ayer, no los había disfrutado tanto desde que llegué a Coruña. Y no ha llovido tanto. En sentido literal y también en figurado.  Ayer Lucas jugó tan resuelto y decidido, que cuando venga mi Atleti a Riazor a rendir visita, me va a partir el corazón atlético que llevo años cuidando.

La verdad es que la tarde lo tenía todo. Buen clima, buenísima entrada, amigos en la grada -novia incluida -, y, un señor sentado a la derecha de ella que era historia viva del deportivismo. Ya lo quisieran muchos Riazor Blues para sí. Incluso el mismísimo Tino Fernández. El reloj del Dépor en la muñeca, sonotones en ambas orejas, visera porque la tarde apretaba, y lo menos 80 años de fútbol en sus retinas. Daba gusto verlo. No saltó de paxión en ninguno de los 3 goles, pero se veía emoción en sus ojos y agradecimiento a Lucas por no haberle hecho salir de casa en balde a la bendita hora de la siesta.

Esto nos hace volver a Lucas. Pero antes de terminar este inicio de blog con él, es necesario comentar algo sobre el pobre fútbol del Espanyol. O este equipo cambia jugando fuera o va a tenir que hacer muchos puntos en casa. Porque si no lo hace, le veo luchando por el descenso. Y llevamos 6 jornadas de 38. Salieron vencidos y eso que no llegué a ver el pitido inicial por aterrizar tarde en la grada. Un equipo muy desconectado y les faltaban vitaminas. De todos los encontronazos entre los jugadores adversarios, siempre salía mal parado un jugador del Espanyol. Dos de ellos fueron, Caicedo y Pape Diop – recupérate pronto Pape – , que uno los ve y da ganas de felicitar a sus padres. Sobre todo a la madre. Vaya dos “Rocas”. Aunque si de “Rocas” debemos hablar, Sidnei es más rápido, fuerte y ágil que ninguno. Pensará quién me lea – ¿eoooooo, hay alguien ahí? -, que sólo hablo, con estos ejemplos, en jugadores de raza negra. Y efectivamente, así es. El resto, no aguanta la comparación. Nunca mejor dicho… lo de aguantar. Sobre todo la presión.

Con Lucas y Sidnei, este Dépor va para arriba. Hay otros equipos de la tierra galega que no los veo con tanto “aguante”. Ya desfilarán por aquí, ya.

Por cierto y como curiosidad, al escribir sonotones me taladré la cabeza al ser una palabra inusual de escribir y eché un ojo en internet. En la búsqueda googlera aparece un grupo de rock originario de Madrid llamado Sonotones. Cunde el inicio de este blog. Rock madrileño con Sonotones o sin ellos.

Chao y hasta la próxima entrada.